AidWatch 2018 sobre la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) de la UE

AidWatch2018_cover-300x250La ayuda de la UE, inflada, decreciente y desviada de sus objetivos.

Las caídas más drásticas se registran en España (45%), las instituciones europeas (32%), Austria y Hungría (en torno al 30%), según el informe anual sobre la evolución de la Ayuda Oficial para el Desarrollo en la UE y sus Estados miembros, de la Confederación Europea de ONG para el desarrollo (CONCORD)

Una ayuda inflada, decreciente y desviada de sus objetivos esta es la principal conclusión del AidWatch 2018 sobre la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) de la UE y sus Estados miembros. Este informe se elabora desde 2005  y monitorea la evolución de la cooperación para el desarrollo y formula recomendaciones sobre la calidad y la cantidad de la ayuda de los Estados miembros de la UE y de la Comisión Europea.

Por primera vez en cinco años, los fondos de la UE destinados a ayuda al desarrollo descienden. Con el ritmo actual de “crecimiento”, la UE necesitaría otros 40 años para cumplir con el objetivo de destinar el 0,7% de la Renta Nacional Bruta para AOD.

El año pasado, solo cuatro de los Estados miembros de la UE superaron el compromiso del 0,7%: Dinamarca, Luxemburgo, Suecia y Reino Unido. En cuanto al total de la ayuda, las caídas más drásticas se registran en España (45%), las instituciones europeas (32%), Austria y Hungría (en torno al 30%). El caso español es paradigmático porque pasó de una aparente subida en 2016, con la operación de condonación de deuda cubana, a nuevamente situarse por debajo del 0,2%.

Pese a que la UE continúa siendo el mayor donante a nivel mundial, su ayuda ha disminuido en un 4% con respecto a 2016. Este descenso está altamente vinculado a la disminución de los montos destinados a personas refugiadas dentro de la UE (un 10% menos) o a cancelación de deuda (un 82% menos).

La ayuda inflada aún representa, sin embargo, el 19% del total del presupuesto de cooperación de la UE en 2017. Es preocupante esta tendencia a camuflar otros conceptos dentro de la cooperación al desarrollo, como por ejemplo los programas para personas refugiadas en territorio comunitario o la externalización de fronteras. Esto significa, en realidad, que la ayuda se está desviando de sus objetivos y que cada vez son menores los recursos que se destinan a la lucha contra la pobreza o al desarrollo sostenible.

El nivel de ayuda global para los países menos desarrollados (PMA) ha aumentado un 4% en comparación con el año pasado. No se elevaba desde  2013. A pesar de esto, aún estamos lejos del compromiso de alcanzar el 0,15% en 2020 para PMA.

A partir de estos datos y cara a las negociaciones del futuro presupuesto de la UE (MFF, por sus siglas en inglés), que probablemente reformará todo el panorama financiero de la cooperación de la UE, CONCORD hace un llamamiento a las instituciones comunitarias y a los Estados miembros para que aseguren que los derechos y las prioridades de las personas que viven en la pobreza, la calidad de la ayuda y los principios efectivos de la cooperación para el desarrollo  se sitúen en el centro de la programación y la elaboración de presupuestos de la UE.

Aquí puedes consultar el informe completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s