Agricultura ecológica para una seguridad alimentaria en Suchitoto

Nos situamos al Norte de los Departamentos de San Salvador y Cuscatlán (El Salvador). Allí, la organización Apy-Solidaridad en Acción junto a ALGES, y con apoyo de la Diputación de Sevilla, ha desarrollado una serie de acciones para la promoción de la equidad de género y la seguridad alimentaria a través de una agricultura climáticamente inteligente para familias lideradas por mujeres y personas con discapacidad.

La línea de acción ha fortalecido las capacidades de liderazgo e incidencia para la seguridad alimentaria y la equidad de género de mujeres lideresas y personas con discapacidad de la zona. A su vez, se han mejorado las capacidades de producción diversificada adaptada al cambio climático de familias productoras con personas con discapacidad en su seno. Y finalmente, se ha aumentado la participación de la mujer rural en actividades productivas para la seguridad alimentaria.

Sesiones de elaboración de abono orgánico tipo bokashi

El uso de la agricultura ecológica es cada vez más necesario a nivel mundial. La contaminación de los agroquímicos y la creación de cultivos transgénicos están destruyendo los ecosistemas, incrementan los problemas de salud en las personas y deterioran el medio ambiente.

Desde ALGES, se fomenta el uso de insumos agroecológicos entre la población discapacitada de guerra. Por ello, se ha realizado sesiones en las que un grupo de 25 personas trabajaron en la elaboración de abono orgánico tipo bokashi.

La palabra Bocashi procede del japonés, y significa cocer los materiales del abono aprovechando el calor que se genera con la fermentación aeróbica de los mismos.

Los principales ingredientes utilizados para elaborar este abono orgánico son carbón vegetal, estiércol, cascarilla de arroz, salvado de arroz, melaza de caña, humus forestal, tierra común, harina de rocas y cenizas y agua. La mezcla de los ingredientes se realiza colocando diferentes capas de los diferentes componentes en seco, esperando durante tres días a su fermetación.

La capacitación en estas técnicas, través de un enfoque transversal de apoyo a grupos vulnerables (mujeres y Personas con Discapacidad) permite impulsar y asegurar la seguridad alimentaria de esta comunidad.