Apoyando a la población refugiada en Jordania

Asamblea de Cooperación por la Paz – Andalucía (ACPP), en asociación con el Jordanian Hashemite Fund for Human Development (JOHUD), trabaja en Jordania desde 2016 con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla para ayudar a paliar los devastadores efectos que sobre la población civil está teniendo la guerra en Siria, que desde 2011 ha provocado cientos de miles de personas muertas y casi cinco millones de personas desplazadas y refugiadas, además de suponer una continua violación de los Derechos Humanos y del derecho internacional.

Gracias a la intervención de Acción Humanitaria cofinanciada por la Dirección General de Zonas de Especial Actuación – Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Sevilla en la convocatoria de 2017, hemos contribuido a mejorar el acceso de personas con discapacidad y personas que viven en la pobreza crónica al agua y a instalaciones básicas de higiene y saneamiento, tanto de la población refugiada siria como de la población jordana que les ha acogido en sus comunidades, ya de por sí carentes de muchos servicios básicos y con unos recursos limitados que se han visto desbordadas ante un desplazamiento forzoso de personas refugiadas de una envergadura no vista desde la II Guerra Mundial.

Concretamente, a través de este proyecto se han instalado 180 tanques de polietileno de 2m3 que han contribuido a garantizar el derecho al agua y saneamiento de 900 personas, entre las que se encuentran 40 personas con discapacidad pertenecientes a la población refugiada siria y a la comunidad de acogida jordana, siendo el 50% de la población destinataria mujeres y niñas. También se han eliminado las barreras arquitectónicas de las viviendas, adaptándolas y haciéndolas accesibles a las personas con diversidad funcional teniendo en cuenta cada caso concreto. Por otro lado, además de contribuir a garantizar el derecho humano al agua y saneamiento con medios materiales, se han llevado a cabo formaciones sobre el mantenimiento de los tanques de agua, el uso racional del agua y buenas prácticas de higiene.

Además, en este proyecto contamos con el fotógrafo Tifas VH, que viajó a la comunidad de Irhaba, en el norte de Jordania, para fotografiar y registrar los testimonios de las personas con quienes trabajamos, a fin de reflejar la dimensión humana de la crisis de personas refugiadas sirias. Estos testimonios y fotografías permitieron realizar una exposición fotográfica en Sevilla y elaborar un dossier en el ámbito del proyecto, y que nos sirven de apoyo para seguir sensibilizando sobre esta crisis humanitaria una vez concluido el mismo.

Nuestra casa no estaba conectada a la red de agua y traía el agua diariamente, con cubos, desde casa de mi hermana, que está cerca, para cubrir las necesidades de toda la familia. Ahora tenemos nuestro propio tanque de agua y mi hermana nos ha permitido conectarnos a su suministro de agua. Las nuevas tuberías traen agua corriente a nuestra cocina y nuestro baño, donde vamos a instalar una ducha.”


IBTISAM MOHAMMAD MOHSEN AMAWI, 34 AÑOS

“La vida era fácil en el pasado. Educábamos a nuestros hijos y teníamos una vida sencilla. Era mejor que hoy en día. Cuando yo era joven teníamos más. Comíamos cuatro piezas de pan al día. Ahora como una cada tres días. Tenía una cisterna que me proveía agua, pero fue destruida. Después tenía que llenar todas estas botellas que veis a mí alrededor, en la casa de mi hijo, arriba, porque el agua de la red solo viene cada 10 días y, mientras tanto, dependía del agua almacenada en las botellas. Ahora tengo un tanque de agua en el tejado y hasta agua en el lavabo.”

HAMDE ABDALLAH EL MOUSA, 90 AÑOS