En defensa de los derechos sexuales y reproductivos en El Salvador

Asamblea de Cooperación Por la Paz (ACPP) comenzó el trabajo en El Salvador en el año 1995 y desde ese momento se han implementado más de 200 proyectos, siempre orientados a la mejora de las condiciones de vida de los sectores más desfavorecidos del país prestando especial atención a la población rural, contando para ello con numerosas organizaciones socias locales especializadas en diferentes áreas. La salud sexual y reproductiva la abordamos con la organización feminista APROCSAL experta en salud y organización comunitaria desde un enfoque de derechos, con la mejora y dignificación de la atención a la mujer.

El programa de Salud Sexual y Reproductiva ejecutado por ACPP y APROCSAL está financiado, entre otras administraciones públicas, por los ayuntamientos de Sevilla y Córdoba en sus convocatorias de proyectos de cooperación al desarrollo de 2017, 2018 y 2019 y se lleva a cabo en distintos municipios de El Salvador.

Concretamente, en 2019 finalizaron los proyectos financiados por los ayuntamientos de Sevilla y Córdoba en sus convocatorias de 2017 ejecutados en los municipios de San Salvador, Mejicanos e Ilopango.

La identificación se hizo de manera participativa a través de reuniones con las autoridades municipales, Asociaciones de Desarrollo Comunal, organizaciones y personas promotoras de salud comunitaria. Tras reconocer que en el área definida en el proyecto existía un escaso acceso de la población femenina a unos servicios ginecológicos básicos de detección y tratamiento y conciencia social sobre la necesidad de la mejora de estos servicios, así como una debilidad del tejido asociativo, se diseñó una estrategia que no sólo dé respuesta a esta problemática de manera integral y multidimensional sino que involucre a la mayor cantidad de actores locales posibles trabajando coordinadamente y con vocación de continuidad, dando mayor énfasis al enfoque preventivo sin desatender las necesidades inmediatas de atención médica de las mujeres habitantes de las comunidades objeto del programa.

Formación, incidencia y trabajo en red

Por un lado, se han fortalecido las capacidades locales para promover la salud en las comunidades, para lo cual se realizó un ciclo de capacitaciones con mujeres lideresas comunitarias en el municipio para constituirse en promotoras para la salud y la prevención de la enfermedad en su entorno. Estas formaciones fueron complementadas con la experiencia real, ya que estas promotoras acompañaron al personal del proyecto durante las visitas domiciliares, en las que se realizaron acciones de sensibilización hacia las mujeres en relación a la Salud sexual y Reproductiva y participaron en reuniones informativas con los diferentes comités y grupos locales que se establecieron.

En segundo lugar, se contribuyó a garantizar el acceso a servicios ginecológicos básicos a mujeres, a las que se realizaron pruebas diagnósticas (citología y mamografías) para conocer su estado de salud; e incluso se realizaron, en base a los resultados obtenidos, pruebas e intervenciones complementarias en los casos necesarios.

La tercera línea de trabajo fue la organización comunitaria, facilitando la incorporación del municipio a la red establecida por el del Foro Nacional de Salud (FNS), que reclama el derecho humano a la salud y del que APROCSAL es miembro activo. Para ello, por un lado, se constituyeron con el apoyo de las lideresas comunitarias recientemente formadas, comités comunales que forman parte del FNS. La primera fase tras la constitución del comité fue la de establecer un plan de trabajo e incidencia, para posteriormente realizar un monitoreo en cada comunidad de la calidad de los servicios de salud prestados en los centros de atención primaria. Estos datos obtenidos fueron publicados, socializados en asambleas comunitarias y enviadas a las instituciones pertinentes.

El cuarto eje se centró en acciones de incidencia para crear una conciencia crítica acerca del derecho que tienen las mujeres a recibir las atenciones ginecológicas necesarias. Para ello, por un lado, los comités trabajaron en el diseño de varias campañas. Por otro lado, se realizó una investigación sobre cómo afecta en la Salud Sexual y Reproductiva de las niñas y mujeres adolescentes el inicio temprano de la actividad sexual en los municipios de San Salvador, Mejicanos e Ilopango. Esta investigación forma parte de una estrategia de investigación y sistematización que está desarrollando APROCSAL en distintas áreas geográficas en las que trabaja y que tiene como fin identificar las dimensiones sociales, económicas y de violencia que conllevan las uniones y embarazos tempranos en El Salvador para promover acciones de incidencia que permitan incorporar medidas eficaces a nivel político y legislativo.

Ante la pandemia del COVID-19

Actualmente, como respuesta a la pandemia del COVID-19, además de replantear la formulación de los nuevos proyectos, en El Salvador, ya contamos con un plan de acción para hacer frente al COVID-19 de nuestra contraparte APROCSAL. Aprovechando su membresía del Foro Nacional de Salud, APROCSAL ha planteado levantar un censo sobre la población vulnerable en 29 municipios, suministrar apoyo alimentario y kits de higiene a 500 personas en las comunidades objeto, llevar a cabo una campaña comunicacional sobre la salud mental, asegurar la limpieza de comunidades y el abastecimiento de agua a las mismas. Sin embargo, debido al régimen de excepción existente, está resultando prácticamente imposible realizar trabajo de campo en los diferentes territorios donde tiene presencia APROCSAL, a pesar de lo cual está solicitando salvoconductos al Gobierno, para hacer actividades de acompañamiento a los liderazgos y a las comunidades durante y después de la emergencia.