La Educación no tiene edad: 71 jóvenes y adultos graduados en educación básica

CESAL El Salvador, en coordinación con la Dirección Nacional de Educación de Jóvenes y Adultos (DNEJA) ejecuta el proyecto “Mejora de la cobertura, inclusión y calidad educativa en centros escolares de educación básica en cuatro municipios de la Cordillera de El Bálsamo”, financiado por el Ayuntamiento de Sevilla; el cual tiene por objetivo implementar una estrategia de reincorporación a la escuela a través del  Programa Modalidades Flexibles, servicio educativo gratuito que implementa la DNEJA y que cuenta con diferentes planes adecuados para cada estudiante.

Por medio del proyecto se promovió la Prueba de suficiencia, para jóvenes y adultos con sobreedad con interés en acreditar sus estudios de noveno grado. Al inscribirse en el programa el equipo técnico de CESAL inició un proceso de tutorías para los estudiantes, acompañándolos y preparándolos en las cuatro asignaturas básicas: lenguaje, ciencias, sociales y matemáticas, para que realizaran con éxito su examen. Además, la estrategia incluyó la formación en sensibilización y motivación, respuesta al conflicto y cultura de paz e igualdad y equidad de género y una atención psicológica y psicopedagógica para todos los estudiantes participantes del proyecto, siendo, además, un soporte emocional a las diferentes necesidades que cada uno de ellos presentaba, principalmente debido a la crisis de la pandemia del COVID-19.

Gracias a dicha estrategia 71 jóvenes y adultos, 44 mujeres y 27 hombres, pertenecientes a la Cordillera del Bálsamo del departamento de La Libertad, El Salvador, culminaron sus estudios de noveno grado, obteniendo su certificación que los acredita para continuar sus estudios de bachillerato. “Este proyecto nos da la oportunidad de que nuestras metas no cumplidas se hagan realidad, para el estudio no hay edad, lo único que tenemos que tener es fuerza de voluntad para superarnos, esto no termina, sino que empieza” expresó José Alfredo González Ramos estudiante graduado con 54 años de edad.

Este logro además de romper fronteras de superación personal para los estudiantes, les permitirá avanzar en su educación, continuando con sus estudios de bachillerato e incluso varios de ellos aspiran estudiar una carrera universitaria. Además de ampliar sus posibilidades para acceder a un mejor empleo u obtener un ascenso en su empleo actual. A nivel nacional el proyecto ha cumplido uno de los objetivos de la Educación en El Salvador facilitando el acceso, permanencia y aprendizaje significativo de la población joven y adulta que en algún momento de su vida tuvo que abandonar sus estudios.